ASOCIACIÓN de AMIGOS de los MUSEOS CIENTÍFICOS

de CASTILLA LA MANCHA

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

mccm 1

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha

mccm 2

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha

mccm 3

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha

mupa 1

Museo de Paleontología de Castilla La Mancha

mupa 3

Museo de Paleontología de Castilla La Mancha

mupa 4

Museo de Paleontología de Castilla La Mancha

mccm 4

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha

hoy estamos de luto ...


 

Estimados amigos, tengo la penosa obligación de comunicaros el fallecimiento en la noche de ayer de nuestra presidenta fundadora Inmaculada Rubio, Macu para todos.

Ante esta circunstancia nos hemos quedado mudos y encogidos.  Hoy los Amigos de los Museos Científicos, y todos los que la conocían, hemos perdido algo que nos hace más pequeños.  Sólo nos queda conservar su recuerdo y que éste nos sirva de estímulo para seguir adelante perseverando en esa entrega desinteresada e irresistible que ella nos ha enseñado siempre con su ejemplo.

Estamos seguros que desde esa nube entusiasta y llena de ingenio que ahora habita seguirá con nosotros para siempre.

Francisco J. Lahiguera
Presidente

 

A Macu.

La distancia entre la Física y la Poesía dista más de diez unidades, seguro que puede llegar hasta las 360. En Macu, ese espacio se curvó, tal vez debido a su intensa gravedad humana, hasta crear un círculo mágico, de 360 grados, donde el inicio y el final forman un infinito.

Macu nunca se rendía, ponía su cariño y fuerza en todo, rompía las leyes de la termodinámica porque en el sistema donde ella estaba el entusiasmo superaba el desequilibrio entrópico. Calor de sobra para iluminar de alegría el vacío del universo. Y donde no llegaba, allí viajaban los versos de sus poemas. Hasta llenarlo todo de una sonrisa.

Gracias Macu, por habernos dejado compartir contigo esos momentos.

Santiago Langreo.

 

Macu, no lo entiendo.

A lo largo de la vida uno se encuentra con gente que, sin pretenderlo, te deja una referencia hacia la que mirar constantemente. Recuerdo perfectamente cómo empezó nuestra relación profesional en el Museo de las Ciencias de C-LM; relación que se convirtió rápidamente en una amistad de las de verdad, porque Macu ha sido amiga de las de verdad.

Su presencia en el Museo generó una dinámica de trabajo al servicio de los chicos, a la que ella aportaba conocimiento, rigor y, sobre todo, entusiasmo. Tiempo aquel que no por pasado fue mejor, sino porque su dedicación y entrega hacía que las cosas fuesen diferentes, más interesantes.

Mil viajes como faranduleros de la Ciencia por toda la Región y otros lugares de España. Paradojas de la vida: En Madrid por la Ciencia, IFEMA, Castilla-La Mancha se convertía en protagonista cuando se informaba del comienzo de los talleres de Macu, acudiendo tanta gente que era imposible poder atender a todos, y hoy convertido en hospital en la lucha contra este maldito bicho que tanta pena está causando.

También queda como muestra del trabajo bien hecho la puesta en marcha de la Asociación de Amigos de los Museos de Ciencia de Castilla-La Mancha, en donde puso todo su empeño y bien hacer por reunir a gente interesada por la Ciencia, habiendo sido miembro del grupo constituyente y primera Presidenta.

En el Fernando Zóbel como profesora de Física y Química primero, en sus actividades caninas, en el Aula Poética, en todas las actividades a las que dedicó su vida después, se notaba que ella estaba allí. Las cosas requieren planteamientos serios, pero ello no quiere decir que tengan que ser tristes. La sonrisa de Macu, su chascarrillo, su capacidad de comunicar y, sobre todo, el cariño y empeño por agradar a los demás era siempre un plus de todo aquello en que ponía su interés.

Yo no soy científico, como la mayoría de los que nos hemos formado y disfrutado con Macu, pero siempre he encontrado unas palabras suyas para explicar aquello que no llegábamos a entender. Ahora no sé a quién preguntar por este final sin sentido que no puedo comprender. ¿Cómo puede ser que pasen cosas tan absurdas? ¿Cómo puede ser que toda una vida de dedicación y compromiso con los demás pueda terminar así? ¿Cómo es posible que …? Seguro que ella me habría dado una respuesta racional y me habría convencido de que las cosas son así y no son de otra manera.

Hay otra posibilidad y es que esto no haya acabado. Todo el legado que nos deja y su amistad están vivos y así lo mantendremos presente todos sus amigos, junto con esa energía que siempre transmitía y sobre todo, esa sonrisa difícil de olvidar.

Jesús Madero